Universidad de Mendoza. De la vocación a la profesión
Ir a Noticias Sede San Rafael « Home

Por el sí o por el no al derecho a la inviolabilidad de cada vida

A pedido del Consulado de Italia, la Universidad de Mendoza a través de su Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas, (DYCIT), brindó una serie de conferencias en la que se ilustró a los ciudadanos italianos sobre el tema del Referendum en el que deberán expresarse el próximo 9 de junio. La Dra. Calalina Elsa Arias de Ronchietto, el Dr. Juan Carlos Behler y el Dr. Alejandro Maresca, fueron los exposiciones encargados de dilucidar aspectos médicos, éticos y legales a publico italiano de Mendoza y San Rafael.

“...El derecho a la inviolabilidad de la vida no admite grados, no puede tenerse un poco, o más o menos, o mucho, no puede ser sobrepasado por consideraciones de utilidad o conveniencia(...)de lo contrario, no estaríamos en presencia propiamente de derechos, sino de meros edictos de tolerancia revocables(Spaemann), con lo que quedarían sin sentido todas las declaraciones de derechos y los hombres sujetos a la posibilidad de ser eliminados no bien su desaparición se presente como útil o conveniente” Carlos I. MASSINI CORREAS, en “El derecho a la vida en la sistemática de los derechos humanos” en AA.VV. El derecho a la vida” (EUNSA, Pamplona, 1998, p.204)

Ante la convocatoria de los ciudadanos italianos, residentes en Mendoza, a participar de la votación del “Referéndum POPULAR ITALIANO POR LA PROCREACIÓN CON ASISTENCIA MEDICA” sobre las siguientes cuestiones centrales:

“1.¿Se debe eliminar la prohibición de investigar sobre los embriones humanos?.
2.¿Se debe eliminar la obligación de crear “in vitro” un número máximo de 3 embriones por vez y transferirlos en el útero de la mujer en una sola operación? .
3.¿Se debe eliminar la atribución actualmente reconocida de derechos subjetivos al embrión?.
4.¿Se debe eliminar la prohibición de la fecundación heteróloga, donde se utilizan gametas (óvulos y espermatozoides) de donantes externos a la pareja?.”

Con el fin de brindar información se entrevistó a la Dra. Catalina Elsa Arias de Ronchietto, Miembro del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (DICYT) de la Universidad de Mendoza, prestigiosa especialista en el tema y autora de numerosas publicaciones al respecto.

La especialista consultada, manifestó: “Comenzaremos por la pregunta 3 del referéndum porque ella es la pregunta central; según sea la respuesta a la misma se resolverán las tres restantes. Por ejemplo, la ley italiana vigente, ley n° 40, desde la reciente reforma de febrero de 2004, reconoce los derechos subjetivos del embrión con expreso fundamento en la dignidad de cada vida humana; tan es así que una de las disposiciones fundamentales de esta ley es la introducción de la figura del concebido como sujeto de derecho, y por lo tanto, la ley impone expresamente consecuentes prohibiciones en resguardo de su vida: la de crioconservar, la de fecundar más de tres óvulos por ciclo, la de experimentar, la de hacer participar terceros (donantes), la selección de finalidad eugenésica y otras, en su resguardo.”

La entrevistada, subrayó: esas prohibiciones son consecuencia del reconocimiento del concebido como sujeto de derecho: a la vida, a la identidad, a ser generado y a nacer en familia, al estado de familia, a no ser desconocido y cosificado en aras de la investigación de las biotecnologías reproductivas, cuando no de poderosos intereses lucrativos. En suma, el derecho a que cada vida humana sea reonocida fin en sí misma siempre.

Ahora bien, desde la perspectiva opuesta, es decir, la que sostiene que debería eliminarse “la atribución de derechos subjetivos al embrión” se aduce, por ejemplo, que es excesivo lo dispuesto en el artículo 1 de la ley 40: la aplicación subsidiaria de las técnicas, es decir “exclusivamente para aquellos casos en los que no hay otros métodos terapeúticos eficaces para superar la esterilidad o la infecundidad”, porque se dice que con ese criterio: I) las parejas fértiles pero afectadas por una patología transmisible, no pueden recurrir al auxilio de estas técnicas para obtener un diagnóstico preimplantatorio o prenatal y evitar –o interrumpir- la gestación de un hijo enfermo; II) que la atribución de derechos subjetivos al embrión limita el ejercicio pleno de la libertad terapéutica y de investigación científica, al prohibir, por ejemplo, la participación de terceros, mediante la dación de óvulos, o más comúnmente, de espermatozoides, lo cual permite sortear determinadas causas de infecundidad; III) que limitar el rechazo del implante por el arrepentimiento de la madre “hasta el momento de la fecundación del óvulo” es limitar su libertad para decidir sobre la vida del embrión.

En suma, concluye la especialista, desde esa perspectiva propia de la razón tecnocientífica, todo cuanto la biotecnología puede hacer posible, debe hacerse, con independencia del juicio bioético-jurídico que permita calificar a esas conductas como médicas o no y justificar así su empleo.

Al preguntarle cuál es su opinión en el tema, la Dra. Arias de Ronchietto, nos manifestó que adhiere, con plena convicción, a las disposiciones de la ley 40, la que además de lo ya dicho, establece principios que son configurantes del acto médico: los principios de gradualidad; de mínima invasión; de consentimiento informado (artículo4.2) y, fundamentalmente, porque prohibe todas las prácticas que por abusivas revelan el origen de aplicación veterinario de las técnicas; que al respecto debe recordarse que la traspolación al plano humano es muy compleja, realmente cualitativa, y casi siempre, desproporcionada. La ambición de poder o de prestigio científico no son causas de justificación para atropellar la dignidad del don de la vida humana, una de cuyas pautas hoy más expresivas es el desconocimiento del concebido como sujeto de derecho, lo cual implica la arbitraria discriminación de las personas humanas en nacidas y no nacidas.

La Dra. Arias de Ronchietto, agregó: las propias técnicas de fecundación asistida han ratificado desde la biología que la vida humana comienza con la fecundación, por lo tanto, debe ser resguardada la vida desde su primer instante. Así lo dispone, la ley penal alemana de 1990, la que dio un valioso ejemplo al mundo: optó por el ámbito penal para prohibir y sancionar las conductas infractoras, se denomina “ley penal de protección del embrión”; esta ley, en el artículo 8, párrafo 1, define al embrión como “el óvulo humano fecundado y susceptible de desarrollo desde la fusión de los pronúcleos”; en el mismo artículo, asimila al embrión “toda célula totipotente que se desprenda de él”. Tal como lo señala Roberto Andorno, recordó, la exigencia legal de que sea susceptible de desarrollo, expresa que la ley presume que el embrión dentro de las primeras 24 horas de vida, es susceptible de desarrollo. Es más, en la ley alemana queda claro que si bien la noción legal de embrión sólo se aplica al óvulo fecundado después de la fusión de los pronúcleos, ello no significa que antes de la fusión se encuentre desprotegido: el artículo 8, párrafo 3, incluye al óvulo desde la penetración del espermatozoide en la noción de línea germinal protegida por el artículo 5.

Otro punto clave a considerar, subrayó, es que la FIVET franquea el abordaje al nivel de las células germinales nucleares, de la mitocondria y los diagnósticos preimplantatorios, habilitando la manipulación genética indiscriminada y nuevas formas de eugenesia.

Nuestra entrevistada, por último, recordó que la ley italiana 40 es coherente con la aprobación por el Senado italiano, por mayoría absoluta - 385 votos a favor, 3 en contra y 13 abstenciones- tanto del Convenio de Oviedo de 1997, como también el Protocolo adicional de 1998, que prohibe la clonación de seres humanos, la cual a su vez, sólo puede ser pensada a partir de la FIVET.

Cerrando esta necesariamente acotada argumentación, la especialista agradeció la posibilidad de llegar al público en general, dada la trascendencia de estas cuestiones en las que sostiene que el derecho y la bioética tienen mucho para aportar al auténtico progreso de las ciencias.

Webmail
Mapa del Sitio
Boulogne Sur Mer 683. CP 5500. Mendoza, Argentina
Teléfonos: 54 261 4202017. Fax: 54 261 4202017 (Opción 9)
rectorado@um.edu.ar